Sobre la responsabilidad ante la finitud (Walter White)

Sobre la responsabilidad ante la finitud (Walter White)Sobre la responsabilidad ante la finitud (Walter White)

Dos hombres en escena, sentados uno a lado del otro. Esperan su turno para ser diagnosticados respecto al progreso de su enfermedad. Walter tiene cincuenta años; el Otro ronda los treintas. Los dos visten el mismo camisón, los mismos calcetines, sin nada más. Walter no ve al Otro a la cara, siempre habla de frente. El Otro continuamente voltea a ver a Walter.

Otro: Aun soy nuevo en esto… Un minuto iniciaba un negocio nuevo… mi esposa y yo planeábamos tener hijos. Entré a un consultorio y de repente… PUF! La vida como la entiendo…
Walter White: Disculpa. [Toma una llamada de celular] Sí. Espero noticias de los progresos… de lo que hablamos, así que llámame.
Otro: En fin, para mí fue la mayor toma de conciencia. Dejarme ir, ceder el control. Ya sabes, es como dicen: “El hombre planea y Dios se rie”.
Walter White: Esas son puras pendejadas…
Otro: ¿Disculpa?
Walter White: Nunca cedas el control… Vive según tus propios términos.
Otro: Sí… no…, entiendo lo que dices… pero, el cáncer es el cáncer.
Walter White: ¡Al diablo con tu cáncer! Viví con cáncer la mejor parte del año. Desde el comienzo es una sentencia de muerte. Me lo repiten los otros… ¿Y adivina qué? Toda vida llega con una sentencia de muerte. Así que cada tantos meses vengo a hacerme mi tomografía, sabiendo totalmente que una de estas veces… Diablos, quizá sea hoy… escucharé malas noticias. Pero hasta entonces… ¿quién está a cargo? Yo… Así vivo mi vida.

Hombres de espalda. Walter dice “Así vivo mi vida”. Al fondo, un cuadro de temática motivacional; cuatro patos volando; al pie se lee “STICK TOGETHER” (quedarse juntos)

Referencia: Serie de TV Breaking Bad (Cuarta temporada, Capítulo 8). Vince Gilligan. AMC 2008-2013

Por Gilberto Santaolalla

Ciudad de México (1977). Psicoterapeuta con 11 años de práctica. Maestro en Filosofía. Esposo y padre. Entusiasta de la filosofía, la escritura creativa, la carpintería, los oráculos y la fotografía. Aprendiz del fuego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Agenda una cita