Psicoterapia individual

Promuevo un espacio terapéutico en donde, a partir de las interacciones y el diálogo que surge en el encuentro, exploramos y analizamos las diferentes fuerzas que se presentan entre las distintas dimensiones que expresan nuestro ser-en-este-mundo-con-otros. La intención es que el consultante pueda advertir y, posiblemente, actualizar las posibilidades de sí mismo y sus relaciones con los otros y el mundo.

Escucho y comprendo, respetuosamente, el mundo del otro. Ayudo a desmenuzar aquello vivenciado como problemático para volverlo a unir y explorar nuevos significados y posibilidades. Atiendo las formas narrativas que articulan los discursos del otro y su mundo. Incorporo la filosofía y la literatura en mi quehacer psicoterapéutico.

Desde mi estilo psicoterapéutico es importante que juntos (paciente y terapeuta) recordemos la vocación de llegar “a ser el que se es” (Nietzsche), en ese tenso entramado de condiciones existenciales. De templar el espíritu ante la incertidumbre de la vida. Busco estar atento a las necesidades de cada paciente, al desarrollo pausado y reflexivo de aquello que sea importante para ella o él sin importar el tema que lo trae a consulta. Procuro agudizar mi sensibilidad y autorreflexión como aprendizajes ante las deliberaciones que enfrentamos, una exigencia sentida en medio del ruido, el movimiento constante y el horizonte de nuestra vida. Intento reinventar y recrear mis referentes con cada paciente, promoviendo un diálogo ad-hoc.

Ofrezco un espacio seguro y confiable para el análisis y la reflexión de la manera en que el paciente atienda su vida cotidiana. Un espacio que convoca distintos referentes (como son la Filosofía, la Literatura, el Cine, la Religión, etc.) siempre en relación a la necesidad de cada paciente. Una demanda que requiere profundidad y “perspectivas lejanas para pensar bien las cosas” (Nietzsche), de manera que juntos podamos demorarnos en la compresión y meditación de aquellas nociones, creencias, valores, hábitos y formas de narrarnos que se han dado por obvias y que, ante el devenir del mundo, pierden vigencia, de lo que damos cuenta por nuestros conflictos. Un espacio creativo y cadente en el que podamos demorarnos en las ideas… el tiempo que sea necesario. Un encuentro que no pretende la búsqueda de lo correcto sino de lo verdadero.

Promuevo una oportunidad para el diálogo. Crear oportunidades de autodeterminación, libertad y posibilidades únicas para cada paciente y su situación de estar-en-el-mundo-con-otros, en cuya invención y/o perfeccionamiento el paciente participa. Estas transformaciones consisten en y resultan de la creación dialógica de una nueva narrativa. En otras palabras, el cambio ocurre conforme nuestro diálogo va fluyendo. Se requiere paciencia.

El diálogo terapéutico facilita —durante 60 minutos a la semana— un alto en las rutinas del paciente, descentrándonos de los discursos monolíticos y apremiando la construcción de nuestro propio camino, desde una seriedad lúdica y una actitud filosófica.

¿Cuál es el papel del psicoterapeuta existencial?

La tarea del psicoterapeuta existencial es describir y examinar las diferentes maneras de ser que el paciente adopta. Para esto, se acompaña y asiste al paciente a que juntos se vuelvan investigadores más precisos y honestos de su manera de ser (dentro del mundo terapéutico) y de cómo esto impacta en sus interacciones y relaciones con ellos mismos, los otros y el mundo más allá.

Busca comprender e indagar la manera en que su paciente habita su muy particular manera de relacionarse con el mundo y cómo ésta relación es expresada. Para esto, el psicoterapeuta existencial pone atención en la relación que surge entre paciente y terapeuta. Un microcosmos mediante el cual, juntos, exploran y expresan el macrocosmos del paciente, de frente a las posibilidades y limitaciones que la condición de existentes permea en él. Se motiva el diálogo de aquellas preocupaciones esenciales (la muerte, la libertad, la soledad, la carencia de un sentido vital, el tiempo, el silencio, el cuidado, etc.) que fundamentan nuestra condición humana.

¿Quién soy?

En otro tiempo laboré en el sector privado. Los últimos 10 años los he dedicado a la práctica psicoterapéutica, la docencia en el nivel medio superior y la tutoría de adolescentes.

Estoy interesado en la filosofía y en temas de psicoterapia, asesoramiento filosófico y espacios de supervisión clínica. Interesado en crear espacios de reflexión y acompañamiento, donde la filosofía y la psicoterapia sean una excusa para el encuentro. Obtuve el grado de Maestro en Filosofía (Universidad Iberoamericana) con la tesis titulada:”La crítica al espíritu moderno en el pensamiento nietzscheano entre 1872 Y 1885, y su actualidad de frente al malestar del siglo XXI”. He participado en diversos talleres literarios de cuento y ensayo poético.

Servicios: Psicoterapia individual. Jóvenes y Adultos.

Más información: 


LO ÚLTIMO EN MÍ BLOG

  • Crítica a la concepción constructivista del sentido

    Crítica a la concepción constructivista del sentido

    Creer que el universo tiene una construcción amplia es una creencia moderna. Según los modernos, el espíritu —es decir lo humano en el contexto de este resumen—, con sus categorías y representaciones, construye de alguna manera su mundo. Así, Kant busca explicar la concepción newtoniana imponiendo el entendimiento a la naturaleza (e.g. las orbitas planetarias […]

  • El granado

    El granado

    Cientos de simientes en la indiferencia de una maceta. Sólo unas cuantas brotan aunque árbol en potencia eran todas. Sólo unas fueron puestas en agua y ensancharon su raíz. Sólo tu… me tienes. Si este granado dará fruto depende de tanto que no me atrevo a afirmarlo. Pero de lo que sí puedo estar seguro […]

  • ¿A qué se refiere James Hillman cuando habla del “pensamiento del corazón”? (I)

    ¿A qué se refiere James Hillman cuando habla del “pensamiento del corazón”? (I)

    El titulo del libro me atrapó sin ni siquiera conocer su contenido. Recuerdo haber pensado en Pascal y su frase “el corazón tiene sus razones que la razón no comprende”. Después me enteré que James Hillman fue un psicólogo y analista jungiano estadounidense nacido en 1926 y muerto hace apenas una década. Leí el libro […]

  • Ejercicios espirituales: aprender a leer

    Ejercicios espirituales: aprender a leer

    Nos pasamos, pues, la vida «leyendo», pero en realidad no sabemos leer, es decir, detenernos, liberarnos de nuestras preocupaciones, replegarnos sobre nosotros mismos, dejando de lado toda búsqueda de sutilidad y originalidad, meditando tranquilamente, dando vueltas en nuestra mente a los textos, permitiendo que nos hablen. Ejercicios espirituales Como he tratado de resumir en anteriores […]

  • Bloques erráticos

    Bloques erráticos

    Así como los bloques erráticos, el hombre también muda de casa, cambia de domicilio, de ciudad o país, de trabajo, se traslada a “otra forma de estar en sí” Bloques erráticos En la época glacial, cuando los cuerpos de hielo dominaban el mundo, algunas rocas eran atrapadas por esas solidificaciones titánicas. Los glaciares transportaban cúmulos […]

  • HILLMAN (El pensamiento del corazón, 1979)

    HILLMAN (El pensamiento del corazón, 1979)

    “Cuando intentamos expresar nuestros sentimientos […], se produce cierta duplicidad. ¿Verdad o Ficción? […] Nuevamente, se trata de una problema retórico: la primera persona del singular implica un sentimiento único. El narrador es singular, mientras que los sentimientos son múltiples. Así pues, para llegar al fondo del corazón, nos volvemos fanáticos de la confesión, intensamente […]

  • Pequeñas acciones disidentes

    Pequeñas acciones disidentes

    Para aprender a ejercitar nuestro espíritu libre, Nietzsche recomendaría una serie de “¡[…] pequeñas acciones disidentes […] !” Cristianismo y decadencia El origen de Occidente —en opinión de Nietzsche— se sustenta en un “hombre […] formado por el fenómeno histórico del cristianismo”1, con sus pautas de desarrollo decadentes y nihilistas. Nietzsche busca comprender dicho fenómeno […]

  • Ejercicios espirituales: Poner atención

    Ejercicios espirituales: Poner atención

    ¿Qué es un ejercicio espiritual y qué persigue? Se busca con estos ejercicios espirituales (Aprender a dialogar, aprender a morir y, ahora, poner atención) acondicionar al espíritu; ponerlo en forma. Tienen un valor psicagógico pues conducen y educan nuestra alma. Si estamos dispuestos a seguir adelante con estos ejercicios espirituales hemos de detenernos en el […]

  • Historias del futuro (1)

    Historias del futuro (1)

    Sobre el futuro El sentimiento es siempre experimentado en el presente. El recuerdo de lo pasado detona una respuesta sentimental ahora y nunca en aquel entonces. Puedo decir <<qué triste me sentí en aquel momento que ella se marchó>> y al estárselo contando a alguien más sentir enojo. De la misma manera sobre la experiencia […]





Agenda una cita