La ciudad que eres, con la población que te habita, con sus asambleas en lo profundo para tratar un tema que preocupa. Todos se conocen desde siempre en ese interior tuyo morada de lo íntimo, que nadie más comprende como sus habitantes lo hacen. Son tus recuerdos y tus sueños; son tus temores y tus vergüenzas; son tus nociones de ti mismo y tus puntos ciegos, quienes en ti, dialogan sin cesar. Todos se conocen desde siempre pues se criaron juntos desde tu niñez. Se saben las tretas juveniles para engañarse, para convencerse. Saben sobre qué insistir con vehemencia y también sobre lo que nunca se habla pues sospechan que la paz entre todos puede verse amenazada.

Un día pasa por ahí un Extranjero: el hijo de la guerra le llaman. Pernocta en tu ciudad por una noche. Observa desde su ventana la asamblea de tus habitantes. Has sido tu quien lo has acomodado en aquella posada en el centro de tu ciudad. Escucha con atención la bulla de tus reuniones y valora desde ese lugar privilegiado: uno de un total desconocimiento de las razones y motivos por las que se discute sobre ciertos temas y no por otros y, además, de un modo particular que puede comprobar por observar cómo se discute. Ese forastero es el único en esa interioridad ficticia que es ajeno y que posee el báculo del desconocimiento sobre lo tuyo. Es un nómada feroz en una lejanía cercana respecto a lo que alcanza a escuchar de ti. Es un desposeído de tierras en una cercanía lejana respecto a lo que puede susurrar por encima de tu hombro.

Y es ahí donde radica la posibilidad de su poder transformador que te ofrece con sumo respeto: en poder opinar sobre lo que no le es ajeno (pues también es un hombre que se relaciona con otros) sin representar para él un conflicto de interés pues, finalmente, él no vive ahí en tu ciudad y, por lo tanto, no teme ser exiliado de donde sólo está de paso. Y aunque fuera invitado nuevamente nunca más su carácter de extranjero podría cumplirse pues en amigo o conocido, o en consejero o bufón, se convertiría, y esas figuras cumplen otras funciones en tu ciudad interior.

Él, el que sacude el avispero, el que expresa libertad, no teme reprimendas por opinar sobre tu vida y sus cosas fijas pues, finalmente, a la mañana siguiente tomará sus cosas y partirá a otra ciudad. Incluso te paga por quedarse en tus posadas aunque no rechazará si tú, a cambio de su punto de vista, le recompensaras con unas monedas de oro, un modo convencional de agradecer sus servicios.

¿Qué te ofrezco en concreto?

  • Un diálogo de apoyo.
  • Escuchar atenta y pausadamente −durante el tiempo que sea necesario− lo que tu decidas compartirme.
  • ¿Qué me puedes compartir? Un problema, un dilema, una situación, un sueño por realizar, un conflicto, una pena, etc.
  • ¿Cuánto tiempo tengo? El tiempo que tu consideres necesario para plantear tu problemática. Me tienes que avisar previo a nuestra cita cuánto tiempo requerirás.
  • Una vez que hayas abierto conmigo aquello que has decidido compartir yo podré, por poner algunos ejemplos comunes, hacer lo siguiente:
    1. Hacer algunas preguntas que me permitan aclarar lo que he escuchado.
    2. Decirte lo que pienso al escucharte: sobre ti, sobre cualquier actor que juegue un papel en tu narrativa, sobre el mundo que habito al escucharte, etc.
    3. Decirte cómo me siento: compartirte mi despliega emocional al imaginar (desde mis propios referentes) cómo debe de estar siendo para ti esta situación.
    4. Recomendarte uno o varios libro para leer que podrías revisar para dar un sentido a tu propia experiencia.
    5. Sugerirte una o varias películas o documentales que podrías revisar para dar un sentido a tu propia experiencia.
    6. Podré sugerir algún “remedio”.
    7. Podré sugerir que converses con alguien más.

¿Qué costo tiene?

Es una donación voluntaria. Sólo espero que sea justa y adecuada a tus posibilidades económicas y al valor intangible que obtengas una vez que nos reunamos.

Contacto

Puedes contactarme por Whatssapp o escribirme a gilberto@dialogoexistencial.com



LO ÚLTIMO EN MÍ BLOG

  • Apuntes sobre la amistad (C)

    Apuntes sobre la amistad (C)

    “Pero la amistad perfecta es la de los hombres buenos e iguales en virtud”. Aristóteles Sobre la amistad (Libro VIII) Interpretación libre (infiel con las autoridades doxas) de la Ética nicomáquea de Aristóteles, sección VIII titulada Sobre la amistad. Puede contener errores de comprensión y/o interpretativos. 1. Naturaleza de la amistad La amistad es una […]

  • “Lo que falta” según Peter Kinglsey

    “Lo que falta” según Peter Kinglsey

    “En general, lo que no tenemos delante de los ojos es más real que lo que vemos. Eso es así en todos los niveles de la existencia”. Peter Kingsley “Hay un vacío en nuestro interior”. Vacuidad proyectada como una larga sombra que abruma nuestras vidas. Buscamos, sin éxito, llenar aquel vacío mediante sucedáneos “que nos […]

  • Madrugada…

    Madrugada…

    MADRUGADA… Conociéndote a ti mismo en compañía de otros Información detallada sobre su intención, su dinámica, las reglas del “juego” y demás pormenores, visitar aquí.

  • El sentido del bien, una lectura de Jean Grondin

    El sentido del bien, una lectura de Jean Grondin

    “Los momentos perfectos no se viven por haberlos solicitado” Creer que lo armado ex professo nos traerá felicidad —pues lo hemos “producido” deliberadamente con ese fin— es dejar nuestra felicidad a las impresiones más que a los sentimientos, dice Grondin… ¿A la razón más que al corazón? ¿Qué significa esto? Pongamos un ejemplo ficticio: me […]

  • La fortuna de la felicidad, una lectura de Jean Grondin

    La fortuna de la felicidad, una lectura de Jean Grondin

    ¿De dónde procede nuestra felicidad? ¿Es el mismo lugar del que emergen nuestras preguntas existenciales? Sabemos (pues así algunos lo hemos experimentado) que la vida se nos aparece en ocasiones como amanecer y en otras como ocaso. Varias son las voces que nos invitan a «ser felices», como si ésta fuera una meta que se […]

  • Eirenaeus Philalethes (La montaña, s. XVII)

    Eirenaeus Philalethes (La montaña, s. XVII)

    “Hay una montaña situada en medio de la Tierra o centro del mundo, que es al mismo tiempo pequeña y grande, blanda y más allá de toda medida dura y pétrea. Está alejada y sin embargo al alcance de la mano, mas por la Providencia de Dios es invisible. En ella están escondidos los mayores […]

  • La esperanza de vida, una lectura de Jean Grondin

    La esperanza de vida, una lectura de Jean Grondin

    “[…] la esperanza es eso, sólo es, pero también todo eso: una dirección, un sentido en la ausencia de certidumbre y de seguridad.” Nuestra vida y la vida misma Preguntarnos por el sentido de la vida es distinto a preguntarnos «qué sentido podemos dar a nuestras vidas». En el segundo caso entendemos nuestra vida como […]

  • La pregunta por el sentido de la vida, una lectura de Jean Grondin

    La pregunta por el sentido de la vida, una lectura de Jean Grondin

    “El mundo del sentido, […] excede el mundo humano al tiempo que lo abarca”. Antecedentes Resumí en otras entradas del Blog la importancia de un lenguaje que nos permita reconocer y enunciar una dirección para ese “diálogo interior” que cada uno tenemos. Recordemos la composición de los cuatro sentidos del sentido: a) direccional, b) significación, […]

  • Taller: Nietzsche y la idea de “lo próximo”

    Taller: Nietzsche y la idea de “lo próximo”

    Información detallada en Nietzsche y la idea de “lo próximo”.





Agenda una cita