NIETZSCHE (Schopenhauer como educador, 1874)

Nikas_Safronov_Funeral

“Por serio y terrible que sea el contenido, tan serio y terrible como es el problema mismo de la vida, una obra sólo tendrá un efecto deprimente y mortificante cuando el pseudopensador y el pseudoartista hayan hecho caer sobre ella la bruma de su propia incapacidad. Y nada más alegre ni mejor podrá allegárseles a los hombres, por el contrario, que la proximidad de uno de esos victoriosos que precisamente porque han pensado lo más hondo, aman lo más vivo y, como sabios que son, terminan inclinándose ante lo bello. Hablan realmente, no se limitan a balbucear ni a imitar; se mueven y son realmente, no van siniestramente enmascarados como acostumbran a hacerlo los hombres: he ahí por qué al entrar en su proximidad experimentamos realmente algo humano y natural”.

Friedrich Nietzsche, Schopenhauer como educador (Consideraciones intempestivas III), Tr. Jacobo Muñoz. Madrid: Biblioteca Nueva, 1ª edición, 2000.

Por Gilberto Santaolalla

Ciudad de México (1977). Psicoterapeuta con 11 años de práctica. Maestro en Filosofía. Esposo y padre. Entusiasta de la filosofía, la escritura creativa, la carpintería, los oráculos y la fotografía. Aprendiz del fuego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Agenda una cita