La náusea según Nietzsche (1/3)

por Gilberto Santaolalla

Nietzsche náusea      Al final del capítulo siete de “El nacimiento de la tragedia”, Friedrich Nietzsche trae a cuenta un término que nos resulta desconcertante: la náusea. La describe como la sensación que experimenta aquel que, habiendo transitado por el estado dionisíaco, regresa al mundo cotidiano. Dicha sensación es el resultado de la tensión entre realidades. La mención de Hamlet y Ofelia, y Juan el Soñador, sirven a Nietzsche para referenciar moderna y ascéticamente, la manera en que la consciencia, el conocimiento, la ilusión, la verdad y el arte se diluyen para describir, según nuestra hipótesis, el absurdo.

      A continuación el extracto:

    “El éxtasis del estado dionisíaco, con su aniquilación de las barreras y límites habituales de la existencia, contiene, en efecto, mientras dura, un elemento letárgico, en el que se sumergen todas las vivencias personales del pasado. Quedan de este modo separados entre sí, por este abismo del olvido, el mundo de la realidad cotidiana y el mundo de la realidad dionisíaca. Pero tan pronto como la primera vuelve a penetrar en la consciencia, es sentida en cuanto tal con náusea; un estado de ánimo ascético, negador de la voluntad, es el fruto de tales estados. En este sentido el hombre dionisíaco se parece a Hamlet: ambos han visto una vez verdaderamente la esencia de las cosas, ambos han conocido, y sienten náusea de obrar; puesto que su acción no puede modificar en nada la esencia eterna de las cosas, sienten que es ridículo o afrentoso el que se les exija volver a ajustar el mundo que se ha salido de quicio. El conocimiento mata el obrar, para obrar es preciso hallarse envuelto por el velo de la ilusión – ésta es la enseñanza de Hamlet, y no aquella sabiduría barata de Juan el Soñador, el cual no llega a obrar por demasía de reflexión, por exceso de posibilidades, si cabe decirlo así; no es, ¡no!, el reflexionar – es el conocimiento verdadero, es la mirada que ha penetrado en la horrenda verdad lo que pesa más que todos los motivos que incitan a obrar, tanto en Hamlet como en el hombre dionisíaco. Ahora ningún consuelo produce ya efecto, el anhelo va más allá de un mundo después de la muerte, incluso más allá de los dioses, la existencia es negada, junto con su resplandeciente reflejo en los dioses o en un más allá inmortal. Consciente de la verdad intuida, ahora el hombre ve en todas partes únicamente lo espantoso o absurdo del ser, ahora comprende el simbolismo del destino de Ofelia, ahora reconoce la sabiduría de Sileno, dios de los bosques: siente náuseas.

    Aquí, en este peligro supremo de la voluntad, aproxímase a él el arte, como un mago que salva y que cura: únicamente él es capaz de retorcer esos pensamientos de náusea sobre lo espantoso o absurdo de la existencia convirtiéndolos en representaciones con las que se puede vivir: esas representaciones son lo sublime, sometimiento artístico de lo espantoso, y lo cómico, descarga artística de la náusea de lo absurdo. El coro satírico del ditirambo es el acto salvador del arte griego; en el mundo intermedio de estos acompañantes de Dionisio quedaron exhaustos aquellos vértigos antes descritos.”[1]

Continua en: → La náusea, según Nietzsche (2/3)


[1] Friedrich Nietzsche, El nacimiento de la tragedia, Tr. Andrés Sánchez Pascual. Madrid: 11ª edición, 2011, p. 80-81.


Por Gilberto Santaolalla

Ciudad de México (1977). Psicoterapeuta con 11 años de práctica. Maestro en Filosofía. Esposo y padre. Entusiasta de la filosofía, la escritura creativa, la carpintería, los oráculos y la fotografía. Aprendiz del fuego.

2 comentarios

  1. Yo me adhiero a esta corriente trágica que a la vez me muestra el camino de mi propia serenidad. Adriana

Los comentarios están cerrados.

Agenda una cita