FALUDY (Días felices en el infierno, 1938-1953)

“Pero mi mayor felicidad era ir al molino y tirarme encima de los sacos de harina. El molino se hallaba en la parte baja del jardín. Mi abuelo se entretenía en sus asuntos con gestos lentos y ceremoniosos. A veces, se paraba delante de mí y me hablaba. Me miraba con sus ojos saltones, inclinaba su cuello de toro y Continuar leyendo “FALUDY (Días felices en el infierno, 1938-1953)”

NIETZSCHE (Humano, demasiado humano, §58, 1878)

nietzsche prometer

Lo que se puede prometer. Se pueden prometer acciones, pero no sentimientos, pues éstos son involuntarios. Quien promete a alguien amarlo siempre u odiarlo siempre o serle siempre fiel, promete algo que no está en su poder; en cambio, puede sin duda prometer acciones, las cuales son por cierto habitualmente las consecuencias del amor, del odio, de la fidelidad, pero pueden también derivar de otros motivos. Por consiguiente, prometer a alguien amarlo siempre significa: mientras te ame, te dispensaré las acciones del amor; si dejo de amarte, seguirás recibiendo de mí, aunque por otros motivos, las mismas acciones, de modo que en la mente de los demás persista la apariencia de que el amor es inmutable y siempre el mismo. Por tanto, cuando sin autoofuscación se le promete a alguien amor perpetuo, se promete la perduración de la apariencia del amor. NIETZSCHE (Humano, demasiado humano, §58, 1878)

El egoísmo para Nietzsche

Nietzsche_egosimo

El egoísmo para Nietzsche

El egoísmo, en relación con su historia (con su genealogía), parte del espíritu del altruismo, del desinterés y el amor.

Para el hombre egoísta, que es lo bueno para Nietzsche, lo cobarde es lo malo. Al que procura su egoísmo le parece “despreciable el hombre siempre preocupado, Continuar leyendo “El egoísmo para Nietzsche”